Una tipología tradicional de turistas

, , 1 Comment

Estudios y análisis sobre los distintos tipos de turistas que buscan hacer viajes de esquí en Alpes Franceses se han hecho varios, una observación de esta naturaleza sirve, en principio, para conocer los gustos, las preferencias y, precisamente, las diferencias que pueden encontrarse entre los turistas (como en las personas mismas).

turistas-4

Este tipo de estudios pueden ser de gran ayuda para el marketing y para las empresas que comercializan productos turísticos: de este modo, saben qué, o mejor dicho, con  quiénes se encontrarán, para de este modo poder ofrecer un servicio más acorde a sus gustos y expectativas.

Una de las tipologías de turistas más conocidas, y más tradicionales, es la que elaboró en la década del 70 Erik Cohen, la cual, aunque haya pasado el tiempo y el escenario haya cambiado en parte, permite tener un acercamiento a esta clasificación de acuerdo a su naturaleza e inquietudes. El libro en cuestión se llamó “Who is a tourist?” (Quién es un turista), es de 1972 y se publicó en The Sociological Review.

Un primer grupo estaría bajo la denominación de “Turismo masivo organizado“, en donde se encontrarían aquellos turistas que viajan absolutamente dependientes y “respetando” todo lo organizado y propuesto desde la empresa o agencia de viajes.

Por lo general, se trata del turismo familiar, y que, año tras año, se mantiene relativamente igual, sin grandes cambios por parte de las empresas que lo ofrecen. Además, se tratan de paquetes all inclusive.

turistas3

Turismo individual masivo” englobaría al turista que aprovecha las instalaciones, los vuelos más convenientes, los sistemas de reserva, etc., para visitar los mismos destinos “tradicionales” que el turismo masivo organizado, sólo que sin depender de paquetes.

Es decir que, por el contrario, aunque también viaje por las vías tradicionales, una vez en destino, es más libre y se encarga por explorarlo por su propia cuenta.

Luego, le sigue el “Explorador“, el cual como bien nos indica su nombre es aquél que se saldría de lo “tradicional” para buscar nuevos caminos y experiencias. Sería el que visita los destinos menos populares, además, es el que estaría dispuesto a “sacrificar” comodidades estándar en pos de una mayor “aventura” y vivencia.

El “Nómade” va un paso más allá: también conocido como “drifter” (la denominación que acuñó Cohen) este turista buscará siempre la novedad, y a toda costa, sin medir ni importarle los posibles riesgos. Sería también el que detesta que le llamen “turista” y, por lo general, escapa a las concentraciones de “turistas”.

Por el contrario, buscaría el contacto con la gente originaria del lugar que visita, los nativos. Totalmente opuesto a las primeras clasificaciones, el viaje de un nómade va más allá de la infraestructura organizada por y para el turismo.

Fuente Blogdeviajes.com.ar

 

Una Respuesta

    Responder

    (*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado