Turismo cervecero en Barcelona

, , Leave a comment

moritz

Hay ciudades que no se entienden sin la cerveza. Por ejemplo, no podemos irnos de Dublin sin pasar por la Guinness Storehouse, el lugar de origen de la cerveza negra más famosa del mundo; y si estamos en Praga tenemos que incluir la cervecería U Fleku como punto de paso obligado en nuestro recorrido. Barcelona también se presta al turismo cervecero, así que vamos a diseñar nuestra ruta de la cerveza en Barcelona, que tendrá dos referentes: Estrella Damm y Moritz.

Seguramente la primera sea la cerveza catalana más conocida, y su antigua fábrica reconvertida en oficinas y espacio cultural nos sorprenderá. Por su parte, la fábrica Moritz combina el encanto de principios del siglo XX con la modernidad. Acabaremos nuestro recorrido visitando algunas de las mejores cervecerías artesanales de la ciudad condal. ¿Buscas hoteles en Barcelona baratos? Entra en Rumbo.es para encontrarlos y poder disfrutar de la ruta de la cerveza barcelonesa sin preocupaciones. Eso si, te recomendamos que bebas con moderación.

Antiga Fàbrica Damm

Nuestro recorrido por la Barcelona cervecera empieza en la Antiga Fàbrica Damm, en el número 515 de la Calle Rosselló, cerca de la Sagrada Familia. Allí encontramos la sede de la primera fábrica de Estrella Damm, que nació en Barcelona en 1876 de la mano de August Kuentzmann Damm, un ciudadano de origen francés. Aunque la producción de la cerveza se ha trasladado, la fábrica sigue allí y Estrella Damm tienen sus oficinas.

Uno de los grandes atractivos que tiene la Antiga Fàbrica Damm es la exposición ‘Una Estrella desde 1876’. Se trata de un interesante recorrido por la publicidad de Estrella Damm durante sus más de 140 años de historia. La visita es gratuita, aunque solo puede hacerse los miércoles entre las 17 y las 19 horas. El único inconveniente es que está temporalmente cerrada porque Damm está remodelando la zona de exposición, y todavía no se ha anunciado la fecha de reapertura.

Además, se hacen conciertos, exposiciones y actividades culturales. Para llegar a la Antiga Fàbrica Damm podemos ir en Metro, en las líneas 2 (Encants, Sagrada Família) y 5 (Sagrada Família, Sant Pau-Dos de maig). La nueva fábrica de Damm está en el Prat de Llobregat, en el área metropolitana de Barcelona. Las visitas están limitadas a grupos entre 15 y 56 personas que pertenezcan a un colectivo o una entidad mayores de 18 años. Estas visitas se hacen de lunes a viernes por la mañana todo el año salvo en agosto.

Fàbrica Moritz

Dejamos Sant Andreu y nos trasladamos a Sant Antoni, donde está la Fàbrica Moritz, la gran competidora de Damm por ser la cerveza de Barcelona. Creada en 1856 por otro francés, Louis Moritz, batió su récord de ventas en 1930, pero en los 70 dejó de producirse. Su heredero decidió relanzar la marca en 2004. Ahora, además de visitar la fábrica y probar la cerveza Moritz acabada de hacer, también podemos comer en ella. De hecho, se ha convertido en uno de los sitios de moda en Barcelona.

El arquitecto Jean Nouvel renovó el edificio, que además de la cervecería en si alberga un museo, unabrasserie, el Bar a Vins, una terraza, el aula y el atelier gastronómicos, un museo y, como no podía ser de otra manera, una tienda, la M Store. En ella podemos comprar las cervezas Moritz, e incluso llevarnos a casa cerveza fresca, sin pasteurizar, que no encontraremos en ninguna tienda. También tiene la Sala 39, un espacio destinado a la moda, el arte, la creación o la cultura en general.

La cervecería abre de 6 de la mañana a 3 de la madrugada, aunque como hemos dicho antes se ha convertido en un lugar muy popular así que os recomendamos ir pronto si queréis sitio, en especial a la hora de comer o a partir de media tarde. Es un lugar ideal para ir de cañas y tapas, con un precio que sin ser barato no es nada caro. También podemos llegar en Metro, bajando en la parada de Universitat (líneas 1 y 2).

Cervezas artesanas

Estrella Damm y Moritz son las dos grandes cerveceras barcelonesas, pero en la capital catalana también encontramos la típica cervecería que produce su propia cerveza artesana. Una de ellas es Cervesera Artesana (Sant Agustí, 14), que elabora la cerveza Iberian. Hay cuatro Iberian diferentes, y mientras la degustamos podemos contemplar por los ventanales del local como la elaboran.

Otra de las que elaboran su propia cerveza es Homo Sibaris, situada en la Plaça d’Osca. Esta fue una de las primeras cervecerías barcelonesas en apostar por la cerveza artesana y natural, y cuenta con varios tiradores que cambia periódicamente para gustar a todos los clientes. Además de cervecería, también dispone de una tienda y organiza catas. Otro de sus rasgos identificativos es que suele acompañar a la cerveza con una gran selección de quesos de primera calidad.

Más información: Barcelona Turismo

Fotos:Moritz Barcelona

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado