Siguiendo los pasos de la Barcelona literaria

, , Leave a comment

Carlos Ruiz Zafón

Además de pasear por sus avenidas y callejuelas y visitar sus monumentos, una buena oportunidad para conocer Barcelona durante tu estancia es embarcarte en una de las muchas rutas literarias que recorren obras simbólicas de autores españoles y extranjeros que, a lo largo de los siglos, han retratado la vida en la ciudad condal.

Una de las rutas más populares es la que sigue los pasos del premiado best-sellerLa sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón, publicado en 2001, y las secuelas que completan la trilogía, “El juego del ángel” y “El prisionero del cielo”. Son millones los lectores en todo el mundo que se sumergieron en las páginas de la intrigante novela y que descubrieron, de la mano de Daniel Sempere, el Cementerio de los Libros Olvidados y el universo de la oscura Barcelona de la primera mitad del siglo XX y de la posguerra. Una obra cautivadora que conjuga amor, historia y misterio en una ciudad condal que todavía conserva algunos retazos de aquella época. Son muchas las empresas que ofrecen rutas por los hechizantes escenarios de “La sombra del viento” y de sus secuelas, siguiendo la estela de Daniel, el enigmático Julián Carax y el entrañable y descarado Fermín, e intentan desentrañar los misterios de las novelas. El Palau Güell, de Gaudí, las Ramblas, la catedral de Santa Maria del Mar, el Palau de la Música, la Plaça Reial… A través de estas rutas literarias, descubrirás la historia de la Barcelona más tenebrosa por el distrito de Ciutat Vella, y también de la cara más próspera de la ciudad en su parte alta, como la Avinguda Tibidabo y el Passeig de la Bonanova.

En el campo de la novela histórica ambientada en Barcelona, uno de los principales referentes es “La Catedral del Mar” (2006) de Ildefonso Falcones, de la que se han vendido millones de ejemplares en todo el mundo desde su publicación. En ella, se siguen las aventuras y desventuras de Arnau Estanyol, un siervo que vive en la Barcelona del siglo XIV bajo la Corona de Aragón. El joven participará en la construcción, en el humilde barrio de la Ribera, de la descomunal Catedral de Santa Maria del Mar y, mientras crece y carga con las piedras del templo, irá descubriendo los entresijos de la ciudad condal, las injusticias de la era feudal y la terrible e implacable Inquisición. Como no podía ser de otro modo, las rutas que cubren esta novela visitan Santa Maria del Mar, que 700 años después sigue siendo uno de los templos más bellos de Barcelona, y los rincones del barrio, como la Plaça Sant Jaume, la Plaça del Rei o las calles Argenteria, Pla de Palau y Canvis Vells. Un recorrido apasionante y cargado de historia, que muestra cómo el pasado ha forjado el presente de la capital catalana.

En el otro extremo de la ciudad, en el barrio de Gràcia, en un rincón de la Plaça del Diamant brilla una pequeña escultura en homenaje a Natalia/Colometa, la protagonista de “La plaza del diamante” (1962), de Mercè Rodoreda. Es difícil imaginar este barrio desligado de Rodoreda, que retrató, con crudeza y a través de la tierna inocencia de Colometa, la esperanzada llegada de la República, el paso de la Guerra Civil y la miserable posguerra en Barcelona. A pesar del trasfondo histórico, la novela se centra en el punto de vista de Colometa, una joven cuyas circunstancias vitales transcurren en las calles de Gràcia, en las tiendas, las plazas y las terrazas que ven cómo su vida da un giro de 180 grados junto con el resto de la ciudad. Además de Gràcia, las rutas literarias basadas en Mercè Rodoreda recorren el distrito de Sant Gervasi, donde la autora nació y ambientó algunas de sus creaciones. Una oportunidad muy interesante para explorar la historia de la ciudad desde otro punto de vista.

¿A qué otras rutas literarias puedes unirte en Barcelona? Las hay para todos los gustos. Si te apetece conocer el irreverente barrio del Raval en la última mitad del siglo XX, puedes hacerlo a través del recorrido que sigue los pasos de Pepe Carvalho, un detective privado de ficción que protagoniza, con sus aventuras, las novelas de Manuel Vázquez Montalbán. Otra ruta con trasfondo político es la de “Homenaje a Cataluña” (1938), del británico George Orwell, que retrata su experiencia en la ciudad condal durante la Guerra Civil, mientras estuvo alistado como miliciano del POUM desde diciembre de 1936 hasta junio de 1937.

Otros legados literarios que han dado pie a apasionantes rutas por Barcelona son el de Carmen Laforet por el Eixample, con su novela “Nada” y la vida de la posguerra; el de Eduardo Mendoza y “La ciudad de los prodigios”, por la Ribera y el parque de la Ciutadella; o el del Quijote de Cervantes, que al final de su aventura se enfrenta al Caballero de la Blanca Luna en Barcelona. Sin olvidar, por supuesto, las novelas del prolífico Juan Marsé, que retrata fielmente la vida a lo largo de las distintas épocas en su barrio del Guinardó.

Recorridos fascinantes que rinden homenaje a algunas de las obras que han colocado a Barcelona en el plano literario mundial y que, a la vez, te servirán para desentrañar el pasado y los secretos de esta bella ciudad.

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado