Sant Jordi, una tradición cada vez más extendida

, , Leave a comment

Rosas en Sant Jordi

El 23 de abril se celebra en Catalunya el día de Sant Jordi, la fiesta por antonomasia catalana. Las calles se llenan de rosas y libros que los enamorados regalan a sus parejas y al revés. Una tradición que, sin embrago, tiene raíces más allá de estas fronteras.

Para comenzar, San Jorge era un militar romano que nació en el siglo III en la Capadocia– Turquía-. Según cuenta, se negó a llevar a cabo las órdenes del emperador Diocleciano, quien le obligaba a perseguir a los ciudadanos cristianos. A causa de ello, fue martirizado y decapitado. Como consecuencia de esta gesta, su figuro comenzó a venerarse en la zona oriental del Imperio Romano, surgiendo infinidad de historias y leyendas acerca de si figura.

La figura del mítico dragón se introdujo en Europa alrededor del siglo IX bajo el nombre de “Leyenda áurea”. Ésta fue recogida por Iacopo da Varazze, arzobispo de Génova, quien la incluyó, en el 1264, en el libro “Legenda sanctórum”.

De este modo, con bastantes elementos atrayentes- fantasía, héroe, dragón, aventuras-, en Catalunya se terminó de perfilar la historia. De este modo, la leyenda catalana contaba que en Montblanc- en Conca de Barberá- existía un violento dragón que amedrentaba a la población. Para aplacar la furia de la bestia, decidieron irle ofreciendo en sacrificio a una persona escogida por sorteo.

Un día el azar quiso que la hija del rey fuera escogida para ser entregada al monstruo, pero un bello caballero muy valiente la salvó matando al dragón y, de la sangre derramada, surgió un bello rosal de flores rojas. Se trata de una leyenda que, con apenas variaciones, también se cuenta popularmente en Inglaterra, Portugal y Grecia.

Gracias a tan romántica historia comenzó a celebrarse en día de Sant Jordi en Catalunya, pese a que se desconoce en qué año fue exactamente. Aún así, se tiene constancia de desde el siglo XV la tradición de regalar una rosa a la persona enamorada viene cumpliéndose.

Con respecto al regalo del libro, se trata de algo más reciente, que se hizo, por primera vez, el 7 de octubre de 1926. Se trata de una idea que tuvo el escritor Valenciano afincado en Barcelona Vicent Clavel Andrés. Éste propuso la idea a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Algo que funcionó muy bien y que, poco después, en 1930, se cambió al 23 de abril, coincidiendo con el regalo de las rosas. Una idea que nadie puede negar que es magnífica ya que incentiva la venta de libros y, consecuentemente la lectura, uno de los mayores placeres de la vida.

Además, tal y como demuestran las cifras, los libreros hacen, durante solamente este día, su verdadero agosto. Si bien la crisis ha lastrado un poco las ventas, no deja de ser una jornada de relevancia para la literatura. Una literatura muy ligada a el 23 de abril, fecha en la que murieron los célebres escritores Miguel de Cervantes y William Shakespeare; y vinieron a este mundo o fallecieron, entre otros, Josep Pla, Maurice Druon, Vladimir Nabokov y Manuel Mejía Vallejo. Gracias a todo ello, esta fiesta fue considerada por la UNESCO, el 15 de noviembre de 1995, como Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor.

Una fiesta que se celebra también en las diversas delegaciones que la Generalitat de Catalunya tiene repartidas por todo el mundo, así como en importantes ciudades como Londres, Madrid, París, Bruselas, Berlín, Nueva York y Buenos Aires.

En la capital española, diversas reconocidas instituciones culturales organizan la Semana de la Cultura Catalana en Madrid, del 17 al 26 de abril, con actos en el Museo Reina Sofía y el Instituto Cervantes, entre otros. Se realizan lecturas, conciertos de música gratuitos, exposiciones. Además, el Centre Cultural Blanquerna permanece abierto ininterrumpidamente durante todo el día y sus visitantes reciben una copa de cava y una rosa como obsequio.

En la ciudad de los rascacielos, la Delegación del gobierno de Estados Unidos celebra el día de los “Books and Roses”, una celebración conjunta con el Institut Català d’Amèrcia. En la que se llevan a cabo actividades con niños, presentaciones de libros, y ponencias para dar a conocer esta festividad catalana.

En Londres, la delegación del Gobierno del Reino Unidos organiza un encuentro con socios y residentes catalanes en esta ciudad, durante la que se leen fragmentos de literatura catalana. Además, como Inglaterra y Catalunya comparten la festividad de Sant Jordi/ Saint George, se conmemora este hecho poniendo en común vínculos entre ambas culturas y legados literarios.

En Bruselas, la delegación del Casal Català de la ciudad, organiza lecturas de poemas en el espacio Catalunya-Europa. Asimismo, una delegación del Gobierno de la Unión Europea asiste como invitado especial a esta jornada en un la Librería Punto y Coma de la capital belga.

Foto: Robert Cause-Baker

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado