Parajes naturales que no puedes perderte

, , Leave a comment

Tablas de Daimiel

Haga frío o calor, e independientemente de si te puedes dar un baño en sus aguas o no, un paraje natural se puede disfrutar en los 365 días del año. Es un plan ideal para familias y parejas que nunca pasa de moda. En verano, están las alternativas perfectas de la playa, que nos permiten disfrutar al aire libre de un picnic y refrescarnos en las conocidas piscinas naturales. Y en invierno, encontramos los escenarios perfectos para un día de excursión, respirando el aire purificado que todo lo rodea.

Son esos lugares que existen para conservar una concentración de fauna y flora, donde la belleza roza límites a veces inesperados. Hay de todo tipo, y cada uno con sus actividades a realizar en él; desde las reservas donde solo puedes disfrutar y contemplar, hasta los parques donde puedes merendar y bañarte. Todos conocemos algún paraje por nuestra zona o más allá, y nosotros hemos decidido descubrir tres más, cuyo encanto irresistible hará que no los dejes pasar de largo.

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Se trata de uno de los humedales más conocidos de nuestro país, que a su vez configuran uno de los más bellos paisajes. Ubicado en Ciudad Real, las Tablas de Daimiel es uno de los más importantes ecosistemas, por su gran variedad de flora y fauna acuática, sobre todo. Se conoce, además, como las últimas tablas fluviales que existen, formadas por una llanura inundada debido al desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela.

Para los más amantes de los animales, aquí podemos divisar desde patos y garzas, hasta un repertorio de jabalí, zorro, liebre, nutria, incluyendo diferentes peces y algunos reptiles, entre muchos otros más. Un epicentro del mundo animal que es imposible dejar escapar a través del objetivo de la cámara. Pero la flora tampoco se queda corta; reconocemos, por ejemplo, lo típico del bosque mediterráneo, vegetación propia del río, algunas algas y muchas más especies.

Uno puede ir a visitar este parque protegido libremente, o hacer uso de sus visitas guiadas que se pueden realizar haciendo senderismo, en familia, en grupos, incluso en emocionantes trayectos, subido en un 4×4 por los lugares más restringidos. Todo combinable con el mejor turismo ofrecido por La Mancha en base a su cultura y gastronomía. Pues, desde la organización del parque, se ofrecen otras visitas por el patrimonio del lugar y a otros sitios turísticos como, por ejemplo, algunos de los puntos de la conocida Ruta de Don Quijote.

Daimiel

Los Charcos de Quesa

Uno de los enclaves más bonitos, situado en el pueblo valenciano de Quesa, gracias a las pozas de agua natural propias del río Grande, que van a parar en una atractiva cascada. Aunque no está permitido acampar libremente en este paisaje, sí hay una zona de campamento y otra zona de descanso y de merenderos, que hace de los Charcos una visita de lo más apetecible.

Además, en verano, sus aguas son las perfectas para sofocar el asfixiante calor del sol del Levante. Por eso, en esta época del año es de lo más habitual que se llenen de nuevos visitantes dispuestos a pasar el día a la sombra de los árboles, refrescándose con el agua natural de uno de sus charcos, y comiendo una buena paella en la zona habilitada para hacerlas.

Aunque igual de recomendable es una pequeña excursión, siguiendo el río, hasta la conocida cascada. Todo ello en un paraje de lo más cautivador, sin una destacable fauna, pero lo mejor aquí es su flora y su geografía. Todo rodeado de rocas, un charco entre barrancos, pequeñas cuevas; y una de ellas es la que se esconde tras la cascada, donde poder refugiarse y ver el agua caer.

Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla

Perteneciente a la Reserva de la Biosfera Dehesas de Sierra Morena, este parque es de los más extensos de Andalucía. Acoge una sierra cubierta por un frondoso bosque mediterráneo, entre otras especies, con cultivos de olivo y vid, donde tampoco falta la vegetación típica que surge debido a los ríos que la recorren. Ríos y embalses donde se puede llegar a practicar la pesca de la trucha, la boga y el barbo.

Sierra Norte

Pero, nos atraiga o no la pesca, este rincón sevillano es otro más ideal para el senderismo y un día de lo más aventurero. Otro lugar, también, donde volver a encontrarnos nuevas y variadas especies de aves, entre algunos ciervos y jabalíes. Y una ruta imprescindible es de camino al Cerro del Hierro y a las Cascadas de la Rivera de Huesna o Huéznar.

Aunque, quien no esté solo interesado en un turismo natural, debe saber que las poblaciones que rodean este paraje guardan un patrimonio destacable. Se basa, sobre todo, en históricos monumentos y edificios, como iglesias y castillos que serán una visita multicultural, ya que hay desde tradición árabe a cristiana. Porque Sevilla, como uno de los lugares más visitados de España, se merece conocerla a fondo; y, por eso, te recomendamos que asegures tus reservas online en el hotel Hesperia Sevilla aquí, para disfrutar de la ciudad en todos sus sentidos.

Fotos: Pablo Sánchezyannboixleopoldo de castro

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado