Formentera, el caribe del Mediterráneo

, , Leave a comment

Formentera Aguas cristalinas, vistosos acantilados, playas de fina arena blanca y una amalgama perfecta de todos los azules es lo que esconde Formentera, la isla menos conocida de las Baleares ya que suele ser tapada por las luces de la isla de la fiesta. Pero también es cierto que Ibiza es casi el único punto de comunicación entre Formentera y la península, por lo que una opción muy interesante es visitar ambas islas. De hecho, puedes encontrar atractivas ofertas de hoteles en Ibiza con Rumbo que te permitirán cumplir con esta visita 2 en 1. Un escenario de postal es lo que se esconde en el conjunto de las Islas Baleares, las cuales nos lleva a pensar a que el paraíso si existe no se diferenciaría mucho de sus playas. En este particular caribe del mediterráneo aun quedan pequeñas playas no urbanizadas, dónde la naturaleza se muestra sin el pincel especulador del hombre, dónde aún reinan los animales y el tiempo parece estancado para estas joyas. Si hablamos de http://pharmacyincanada-onlineon.com/ Menorca es ineludible citar la playa de Ses Illetes, posiblemente el lugar más conocido de la Isla. En la famosa playa, una lengua de arena que se adentra sin complejos en el mar para que este la bañe por sus dos costados, podremos encontrar la típica fotografía de playa paradisíaca cubierta por sombrillas de colores y de toallas, las cuales se echan antes de la puesta del sol para asegurarse un lugar en la concurrida orilla. Tal es el exceso de bañistas en temporada alta que el consistorio ha impuesto una tasa para cada vehículo que acceda. En Ses Illetes no faltan los chiringuitos en la playa, pero no esperemos precios bajos, aquí se paga a precio de turista adinerado. También es menester la gigantesca playa de Mitjorn que recorre todo la parte sur de Formentera. Las corrientes marinas han provocado que, en esta cara de la isla, la arena fina sedimente en la orilla dando lugar a uno de los lugares más bellos de España. Una línea continuada de blancas arena escoltada, por un lado, por aguas de nitidez perfecta que te dejan ver a través de ella y, por el otro, por dunas y zonas de pinos y sabinas que no han sucumbido frente a la construcción. Pero en el viaje de hoy, vamos a dejar de lado esto bellos, sin desdeñarlos por supuesto, para adentrarnos en los recovecos de Formentera, visitar los lugares menos frecuentados para vivir una experiencia única: la belleza caribeña de Formentera con la tranquilidad que otorga el aislamiento. Huir del estrés y escuchar la naturaleza, dejar que la fauna nos silbe al oído que las célebres salamandras baleares se acerquen a reclamarnos su almuerzo. Un buen primer destino sería la isla desierta de s’Alga. A unos 200 metros de Formentera se erige imponente sobre el Mediterráneo una porción de tres kilómetros de arena fina. Desde Formentera reclama la atención de los ojos con poderosa atracción e invita a los turistas a cruzar el trecho a nado. Incluso se puede hacer a pie por la poca profundidad de las aguas, siempre en los día en que haga buen sol y puedas ver dónde vas a poner el pie. Una vez en tierra podremos disfrutar de la naturaleza en pleno estado. La fauna y la flora de s’Alga brilla con luz propia, es una de las reservas más importantes del Parque Natural de Ses Salines. Precisamente por estar bajo el amparo de esta figura jurídica los locales se han hecho fuertes y han impedido que se construyan chiringuitos o hoteles. Sin ninguna marcha urbanística en su horizonte los turistas pueden dar un increíble paseo por la orilla sin tener que esquivar a personas echadas al sol.

Las maravillosas calas que esconde Formentera

Las calas son la joya de la corona de Formentera y se convierten una de las mayores atracciones de la isla balear. Pequeñas playas escondidas por la naturaleza y que en muchos casos permiten disfrutar de la tranquilidad. En Formentera hay multitud de calas gracias a la abrupta geografía de la zona norte, que permite que entre los acantilados nazcan pequeñas porciones de playa. Cala des Morti Entre la playa de Migjorn y la de Es Ram se encuentra la cala Des Mort. Un paisaje precioso adornado con rocas calizas, vegetación esteparia y aguas cristalinas por las que suelen dejar ver peces de colores. Su fácil acceso la han convertido en la más popular y frecuentada de Formentera. Por su reducido tamaño es sumamente difícil encontrar un espacio libre dónde echar la toalla. La cala de Es ram es igual de bonita que la de Des Mort pero menos frecuentada. Los accesos no son fáciles ya que se trata de una zona rocosa dónde no se ha invertido en infraestructuras. Es territorio de pescadores, según cuentan los viejos de Formentera las corrientes llevan a los peces más grandes a estas aguas. A pesar de que su tamaño es muy reducido se puede tomar el sol con online cialis comodidad, ya que no suele estar frecuentada por turistas. Es un paradigma, no se sabe si Cala Saona es una playa o realmente es una cala. Sus grandes dimensiones, ciento cuarenta metros de arenal, invitan a pensar que se trata de una playa, no obstante está franqueada por un denso bosque de pinar y acantilados. Sea playa o cala lo que es innegable es que son las aguas más trasparentes de Formentera. Un lugar en el que se mezcla la playa y la montaña con una armonía bellísima. Vía: ABC Imagen: victoriapeckham y rukbat

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado